¿Quieres estar al día en mi blog? SUSCRIBETE

Águilas, Deporte y Cultura

viernes, 21 de mayo de 2010

No dejes que nadie diga y lo diga para tu vergüenza, que todo aquí era bello hasta que tu llegaste.

Visitando el castillo de Almodóvar del Río, leí una frase a la entrada del mismo que me llamó mucho la atención y es la que reza en el título de este artículo, frase que es genial para utilizarla en muchas ocasiones pero sobre todo para lo que aquí voy a exponer.

Hace unas semanas, comencé un curso que nos ofrecía en CPR de Lorca (Centro de profesores) sobre senderismo por la Región de Murcia y tengo que decir que mi experiencia en este deporte está siendo muy grata.

A camino entre deporte, paseo y viaje, el senderismo es una de las actividades de ocio que más adeptos gana en estas fechas, por combinar el contacto directo con la naturaleza y un ejercicio tan intenso como lo desea quien lo practica.

En principio, el senderismo no exige una preparación excesiva ni un molesto o largo desplazamiento hasta el lugar en el que practicarlo: un recorrido por montes y bosques cercanos, o un fin de semana conociendo a pie parajes naturales son suficientes para un primer contacto con este deporte. A medida que se hace acopio de conocimientos técnicos, experiencia y resistencia física se puede aumentar la longitud y dificultad de las rutas.

Tipos de senderos
Un sendero es un itinerario diseñado para visitar lugares de interés paisajístico, cultural, turístico, histórico y social a través de caminos o pistas.

Se distinguen cuatro tipos:
Senderos de Gran Recorrido (GR): de distancia superior a los 50 kilómetros, su señalización (en rocas y árboles) es blanca y roja.
Senderos de Pequeño Recorrido (PR): su distancia es de entre 10 y 50 kilómetros, y se señalizan en blanco y amarillo.
Senderos Locales: no superan los 10 kilómetros y se indican en blanco y verde.
Senderos Urbanos: circunscritos a un ámbito urbano, su señalización es amarilla y roja.

Equipamiento
El elemento básico para el senderismo es el calzado. Aunque cualquier calzado cómodo sirve para andar por un camino en buen estado durante un par de horas, si pretendemos hacerlo durante todo el día, considerando que en nuestra ruta encontraremos toda clase de terrenos, deberemos elegir un calzado más apropiado. La oferta del mercado es amplísima, aunque siempre habremos de optar por uno que agarre bien el tobillo.

La mochila es también importante, aunque para salidas de un día no se precisa nada especial: algo de comida, una gorra, un teléfono móvil, un botiquín básico y ,según la época del año, una prenda de abrigo, gafas de sol y un impermeable. Por supuesto, no hay que olvidar el agua.

Hábitos elementales
Algunos resultan decisivos para que el primer contacto con el senderismo nos deje un buen recuerdo y nos anime a repetir la experiencia. Además de conocer teóricamente la ruta y estar bien equipado, hay que aprender a dosificarse. Tampoco hay que olvidar el calentamiento: el buen senderista sabe que antes y después de comenzar a andar hay que efectuar estiramientos para adecuar los músculos al esfuerzo.
Senderismo respetuoso con la naturaleza
Federaciones de montaña y organizaciones ecologistas coinciden en señalar que se trata de una práctica cada vez más popular, pero que se realiza frecuentemente de forma indebida. Quienes visitan esporádicamente las zonas propicias para el senderismo no siempre se percatan de las agresiones a las que pueden someter a estos parajes naturales y olvidan uno de los principios básicos del senderismo: el respeto al medio ambiente.

Consejos tales como:
- No abandone ni entierre la basura. Deposítela en un punto de recogida. Recoja los desperdicios que encuentre, aunque no sean suyos.
- Cuidado con el fuego. No encienda hogueras, ni siquiera en lugares habilitados para ello. Lleve la comida preparada.
- Respete y cuide las fuentes, ríos y otros cursos de agua. No vierta en ellos jabón, detergente, productos contaminantes ni residuos de ningún tipo.
- No convierta la naturaleza en un taller, no cambie el aceite de su coche ni lo lave en una acequia.
- Utilice el vehículo de motor lo menos posible, úselo para desplazarse por carretera y sólo lo imprescindible por pistas, y si lo hace circule despacio y sin salirse de ellas. El ruido también es una forma de contaminación, por tanto, evite generar ruido con su vehículo.
- Cruce las tierras de labranza por los senderos y no pise el sembrado. Respete los caminos. Los atajos deterioran el suelo y crean barranqueras que pueden hacer desaparecer el sendero original.

En fin, siguiendo todos estos consejos, disfrutaremos seguro de este deporte y tomaremos directamente contacto con la naturaleza, convirtiendolo en un hábito saludable y porqué no... en una forma de vida.



Subida al Cejo de los Enamorados y La Peñarrubia (Lorca)

Subida a Sierra Espuña

No hay comentarios: